Las ideas suicidas tienen el doble de frecuencia en pacientes con artritis


Investigadores griegos informan que pacientes con artritis reconocen tener pensamientos suicidas con el doble de frecuencia que las personas que no padecen artritis.

Los autores del estudio que se publicó recientemente en la versión en línea de Arthritis Care & Research señalan que: «Las ideas suicidas son frecuentes en adultos con artritis y los médicos deben valorarlas a conciencia».
Para investigar la interrelación entre artritis e ideas suicidas, la Dra. Maria Tektonidou, de la National University of Athens, y sus colaboradores analizaron datos de adultos estadounidenses de 40 y más años de edad con artritis que participaron en la Encuesta Nacional para la Valoración de la Salud y Nutrición de 2007-2008 (NHANES).

Se valoraron las ideas suicidas basándose en la respuesta a la pregunta planteada en la NHANES: «Durante las últimas dos semanas ¿con qué frecuencia le ha molestado el siguiente problema: pensamiento de que sería mejor que se muriera o se lastimase de alguna otra forma?

Los autores observan que si bien la pregunta no aborda específicamente los pensamientos de tentativas de suicidio, se ha utilizado en el pasado para valorar las ideas suicidas y es menos factible que lleve a una falta de respuesta que una pregunta más específica.

Aunque 2,4% de las personas sin artritis comunicaron ideas suicidas, la tasa fue de 5,6% en las personas con artritis. Los investigadores señalaron que esta frecuencia es similar a lo que se ha observado en diabéticos (6,8%) y en pacientes con cáncer (5,1%).

Los pacientes artríticos con ideas suicidas tuvieron más posibilidades de ser de raza no blanca, de tener niveles de educación más bajos, de ser más pobres y de tener una frecuencia más alta de consultas para atención a la salud mental, tabaquismo actual, parrandas alcohólicas, ansiedad y dolor. También tenían más trastornos concomitantes, alteraciones del sueño, depresión y limitación de las actividades cotidianas, según el estudio.

Por otra parte, las ideas suicidas generalmente fueron menos frecuentes en personas con una duración más prolongada de la artritis, edad mayor, mayores ingresos, más amigos cercanos, consumo leve de bebidas más frecuente y nivel educativo más alto.

Los investigadores determinaron que 11 de las 16 principales correlaciones de las ideas suicidas en pacientes con artritis también se aplicaban a los individuos con diabetes y cáncer.

Resumiendo, la Dra. Tektonidou y sus colaboradores llegaron a la conclusión de que: «La depresión y la duración breve de la artritis, las parrandas alcohólicas, los ingresos y la presentación de más de tres trastornos concomitantes permitían identificar a subgrupos con máximo riesgo de ideas suicidas que debían ser el foco de prevención y de medidas de intervención».


0 Comentarios:

Publicar un comentario