Convertir el iPhone en una navaja suiza


Si se aprovechan bien, ciertas cualidades del teléfono pueden hacerle interesante para las tareas en principio más impensables

El iPhone es uno de los inventos más exitosos y logrados de la marca Apple y de la actual era tecnológica en general, tanto por la revolución que ha supuesto en el acceso a Internet en movilidad como por su alta capacidad para interactuar con su dueño a través de su pantalla táctil, su navegador GPS, su acelerómetro o sus lentes. Estas funcionalidades, aprovechadas de manera conveniente a través de ciertas aplicaciones, pueden llevar al iPhone mucho más allá del teléfono, e incluso del mundo de los ordenadores, para convertirlo en una herramienta cotidiana más.

Decir que el iPhone es mucho más que un teléfono puede sonar a tópico a estas alturas, cuando ya nadie considera a los smartphones aparatos que sirven solo para hacer llamadas telefónicas de voz, sino dispositivos de acceso web miniaturizados, tal como diez años antes eran los ordenadores portátiles. Tampoco se detienen en la conexión a la Red las cualidades de este popular aparato, sino que de acuerdo a la combinación de sus diversas funcionalidades, como son su pantalla táctil, su navegador GPS, el acelerómetro o su cámara fotográfica y de vídeo, se pueden conseguir miles de nuevas aptitudes que lo enriquecen.

Ahí es donde radica todo un mercado, el App Store, que ha crecido al amparo de esta gran plasticidad funcional. En definitiva, el iPhone sirve también para jugar a videojuegos, conocer nuevas ciudades con recomendaciones, consultar mapas, comprar servicios y productos, etc. Sin embargo, también tiene otras posibles funciones no tan sofisticadas, pero no por ello menos interesantes, y que en ocasiones nos pueden resultar muy útiles, sobre todo si hacemos de aprendices de Macgyver. Las siguientes aplicaciones convierten nuestro teléfono en una navaja suiza que nos puede venir muy bien en un momento de apuro.

  • Linterna: Led Torch es un programa que aprovecha el flash de la cámara fotográfica del iPhone 4 (modelos anteriores no tienen) para proyectar un potente haz de luz que nos ilumina en la oscuridad sin problemas. Su precio es de 0,79 euros.

  • Espejo de bolso: si bien en el iPhone 4, que tiene cámara frontal, no se hace necesario, sí es interesante para anteriores versiones (3G y 3GS) la aplicación Espejo de bolsillo, que convierte en reflectante la superficie del teléfono, de modo que nos podemos mirar en él para corregir el peinado, la sombra de ojos o quitarnos un molesto pelo. Es gratuita.

  • Metro: gracias a la combinación de varias funcionalidades, My measures and dimensions convierte al iPhone en una herramienta para medir tanto alturas como longitudes. Basta con tomar una fotografía del objeto que se quiere medir y el teléfono, en función de la distancia a la que estamos, establece proporciones, e incluso ángulos, que nos muestra en la imagen capturada.

  • Medidor de radiación solar: tanto los dispositivos que dispongan de una instalación de energía solar como los aficionados a la jardinería podrán sacar partido a Solar checker, un programa que capta los valores de luminosidad, radiación y ángulo de la misma con solo exponer la pantalla al sol. Así podrán saber la situación óptima de un panel o de una determinada planta. Es una aplicación gratuita.
El iPhone tiene otras posibles funciones no tan sofisticadas pero no por ello menos interesantes y, en ocasiones, muy útiles
  • Nivelador: A-lever es muy útil para las tareas de bricolaje donde haya que hacer una pared, nivelar un cuadro o fijar una estructura en perfecto paralelo con el suelo. Utiliza el acelerómentro del teléfono, que trabaja en función de la gravedad, y expresa la inclinación con una burbuja, como cualquier nivelador manual.

  • Lupa: cuando se quiere observar al detalle pequeños objetos o matices imperceptibles al primer vistazo, como las tallas de un diamante, el programa Lupa puede ser útil. Requiere paciencia para el enfoque y que no nos tiemble el pulso, pero los resultados son aceptables. Es gratuita.

  • Medidor de anchos y calibres: Caliper permite conocer el ancho y el calibre de cualquier objeto que quepa en la superficie del iPhone. Se coloca sobre la pantalla y se espera unos instantes para que el programa mida los contornos y nos dé el resultado. Idóneo para tuberías, cables, cabezales de tornillos, tacos, etc.
  • Brújula: tal como su nombre indica, Brújula es una aplicación para orientarnos cuando estamos perdidos y sin referencias en una zona donde, para colmo, no hay cobertura de la red de datos y no podemos usar Google Maps. Permite seguir el norte magnético gracias al acelerómetro y fijar con el GPS una posición inicial, como el lugar donde dejamos el coche antes de iniciar una caminata, para que después la brújula nos indique siempre su dirección. Su coste es de 0,79 euros.

  • Medidor de sonido: ¿Tenemos un problema con un vecino que organiza fiestas universitarias cada dos por tres? ¿Queremos denunciarle al ayuntamiento, pero no sabemos si realmente supera los niveles de ruido legales de madrugada? Podemos usar Decibel Ultra para asegurarnos de que no nos quejaremos sin fundamento. Sirve también para obras, locales comerciales o cualquier actividad que genere niveles de ruido intolerables. Gratuita.

  • Grabadora: es la única de estas aplicaciones que viene por defecto con el teléfono. En realidad es una derivación del programa para tomar notas de voz, que pueden ser tan largas como se desee, de modo que si se activa el grabador de notas y no se detiene, pueden grabarse conversaciones, entrevistas, conferencias, etc., con buena calidad de sonido. Idóneo para periodistas. 


0 Comentarios:

Publicar un comentario