El cese del tabaquismo en las mujeres con un embarazo recién confirmado es lo mismo que nunca haber fumado

Según los resultados del estudio más extenso realizado hasta el momento en que se analiza el efecto del tabaquismo sobre los desenlaces del embarazo, las mujeres con un embarazo recién confirmado ahora tienen un incentivo adicional para dejar de fumar.

El investigador principal, Dr. Nick Macklon, profesor de Obstetricia y Ginecología de la University of Southampton y director del Centro de Fecundidad Integral, también en Southampton, Reino Unido, dijo: «Ahora hay un segundo mensaje claro».

«No sólo que el tabaquismo es malo para el embarazo, sino que las mujeres que hacen el esfuerzo de dejar de fumar aun en una etapa tan tardía como lo es al haberse confirmado su embarazo pueden lograr pesos al nacer de sus lactantes que son similares a los que se obtienen si nunca hubiesen fumando».

En su conferencia en el 27º Congreso Anual de la European Society of Human Reproduction and Embryology, el Dr. Macklon expuso los datos recabados de más de 50.000 embarazos registrados en el Southampton University Medical Centre entre 2002 y 2010.

Las mujeres se clasificaron en diferentes grupos según su antecedente de tabaquismo: no fumadoras, las que habían dejado de fumar más de un año antes de la fecundación, las que habían dejado de fumar menos de un año antes de la fecundación, las que habían dejado de fumar al momento en que se confirmó el embarazo y las que siguieron fumando hasta 10 cigarrillos al día, entre 10 y 20 cigarrillos al día y más de 20 cigarrillos al día.

Al comparar los pesos al nacer de los lactantes, el perímetro cefálico y la edad gestacional entre los grupos, el análisis unifactorial demostró un efecto del tabaquismo dependiente de la dosis.

Pesos al nacer similares para quienes dejaron de fumar
Para los lactantes de las no fumadoras, la media del peso al nacer fue 3,43 kg. Sin embargo, para los lactantes de madres que habían dejado de fumar, los pesos al nacer fueron similares, independientemente de que las madres hubiesen dejado de fumar más de un año antes, menos de un año antes o sólo a partir de que se confirmó el embarazo (3,50 kg, 3,45 kg y 3,45 kg, respectivamente).

En cambio, los lactantes nacidos de madres que fumaban durante el embarazo tuvieron pesos al nacer más bajos: 3,24 kg en aquellos cuyas madres fumaron hasta 10 cigarrillos al día y 3,17 kg y 3,11 kg. respectivamente, en aquellos cuyas madres fumaron entre 10 y 20 o más de 20 cigarrillos al día.

El Dr. Macklon dijo a Medscape Medical News que se observó un efecto similar con el perímetro cefálico y la edad gestacional.

Comentó: «Es interesante que la repercusión del tabaquismo sobre el perímetro cefálico fuese menor sobre el peso al nacer, lo que indica que un «efecto que respeta al cerebro» puede protegerlo en el útero». «Este fenómeno ya está bien descrito cuando se observa que los lactantes son demasiado pequeños en el útero como resultado de un mal funcionamiento de la placenta».
El Dr. Macklon continuó: «Una serie de estudios a pequeña escala han señalado que el dejar de fumar podría evitar los efectos extremos sobre el crecimiento. Sin embargo, el nuestro es con mucho el más extenso hasta ahora y nos permite analizar mucho más de cerca los efectos de la dosis». «Así mismo, demostramos que el beneficio de dejar de fumar sobre la media del peso al nacer era mucho mayor que lo comunicado con anterioridad».

Señala que los hallazgos pueden ayudar a los médicos a comunicar un mensaje de salud pública positivo, más que negativo, en torno al tabaquismo en el embarazo, lo cual podría ser más motivador para las mujeres que están tratando de dejar de fumar.

«Las campañas que hemos realizado han tenido escaso efecto sobre la conducta hasta ahora. Esperaría que esta clase de datos nos aliente a redoblar nuestros esfuerzos».

Sin embargo, el Dr. Macklon rápidamente hizo hincapié en que estos resultados no debieran ser motivo para que las fumadoras se complazcan en dejar de fumar antes que se embaracen.

«El tabaquismo tiene un efecto importante sobre la fecundidad. El tabaquismo es un anticonceptivo —reduce las tasas de eficacia de fecundación in vitro en casi la mitad— de manera que las fumadoras pueden tener que esperar mucho más para concebir. Sin embargo, hay muchas mujeres que conciben espontáneamente pese al tabaquismo y el mensaje debiera ser que no es demasiado tarde para hacer algo al respecto.

Las malformaciones congénitas todavía representan un riesgo
Según la Dra. Margaret A. Honein, PhD, MPH, epidemióloga y jefa de la Rama de Malformaciones Congénitas del National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities en el US Centers for Disease Control and Prevention, aunque el estudio muestra resultados similares en cuanto a peso corporal, perímetro cefálico y edad gestacional entre los lactantes cuyas madres nunca fumaron y aquellos cuyas madres dejaron de fumar en una etapa temprana, el tabaquismo tiene otros efectos durante las primeras etapas de la gestación, «tales como un incremento del riesgo de que el niño nazca con una hendidura orofacial o algunas malformaciones cardiacas».

Dijo a Medscape Medical News: «En Estados Unidos, donde alrededor de 50% de los embarazos no son planificados, es probable que muchas mujeres no reconozcan su embarazo en la etapa más incipiente: alrededor de las cuatro semanas después de la última menstruación».

Si las mujeres fuman durante este periodo (cuatro a ocho semanas de iniciado el embarazo), pero antes que se percaten que están embarazadas, el embrión en desarrollo todavía queda expuesto a los diversos compuestos que contiene el humo del tabaco durante muchas semanas, lo que comprende nicotina, monóxido de carbono y metales pesados. La exposición a estos compuestos clínicos en las primeras etapas del embarazo, pero antes que una mujer se percate de que está embarazada, podría incrementar el riesgo de algunas malformaciones congénitas».

Allan Hackshaw, MSc, director delegado, Cancer Research UK y University College London Cancer Institute y Cancer Trials Centre, United Kingdom, dijo que de hecho el riesgo de malformaciones congénitas no suele resaltarse cuando se advierte a las mujeres sobre los riesgos del tabaquismo en el embarazo. El Sr. Hackshaw también es miembro del Royal College of Physicians Tobacco Advisory Group.

El Sr. Hackshaw, quien es autor principal del primer análisis exhaustivo en que se relacionó las manifestaciones congénitas específicas con el tabaquismo, dijo: «El tabaquismo materno durante el embarazo es un factor de riesgo bien establecido para aborto espontáneo, bajo peso al nacer y nacimiento prematuro. Sin embargo, en muy pocas políticas educativas de salud pública se señalan las malformaciones congénitas al referirse al tabaquismo y las que lo hacen no son muy específicas.

El estudio, publicado recientemente en la versión en línea de Human Reproduction Update, analizó 172 estudios de investigación publicados en los últimos 50 años, en los que se valoró un total combinado de 174.000 casos de malformaciones en comparación con 11,7 millones de pacientes de control.

En el estudio se descubrió que el tabaquismo durante el embarazo se acompañaba de un incremento de 26% en el riesgo de agenesia o malformaciones de las extremidades, de 28% en el riesgo de pie zambo, de 27% en el riesgo de malformaciones digestivas, de 33% en el riesgo de malformaciones craneales, de 25% en el riesgo las malformaciones oculares, de 28% en el riesgo de labio y paladar hendido y de 50% en el riesgo de gastrosquisis.

La mayor parte de los defectos probablemente habría ocurrido hacia las 10 a 12 semanas del embarazo resultando afectadas en etapa más temprana las extremidades y los problemas cardiacos, dijo el Sr. Hackshaw a Medscape Medical News.

Señaló: «Pensaría que se diagnostica el tabaquismo hasta el embarazo y que después el cese del tabaquismo probablemente conlleva más riesgo de malformaciones congénitas que el dejar de fumar antes del embarazo, pero esto no podría ser fácil de determinar de manera fiable si no se realizan estudios a gran escala».

El Dr. Macklon ha recibido donaciones para investigación, honorarios por conferencias y por asesorías de Ferring, MSD, Merck Serono y Anecova. También es accionista en Complete Fertility Services Ltd. Ni el Sr. Hackshaw ni el Dr. Honein han declarado ningún conflicto de interés económico pertinente.

European Society of Human Reproduction and Embryology 27th Annual Meeting: Abstract O-235. Presented July 6, 2011.



0 Comentarios:

Publicar un comentario