Población crece y perpetúa pobreza en el país, según la ONU



La fecundidad en Guatemala, o sea el número de hijos que tiene una mujer, es la más alta de Latinoamérica y solo comparable con países de Asia y África, lo cual pone en riesgo el desarrollo del país, según la ONU.


“En algunos de los países más pobres, las altas tasas de fecundidad perjudican el desarrollo y perpetúan la pobreza”, afirma el informe Estado de la Población Mundial 2011, divulgado ayer.
El documento revela que las mujeres guatemaltecas entre 15 y 49 años tienen en promedio 3.8 hijos (2010-2015), cuando a escala latinoamericana el promedio es de 2.2.
En naciones de África, como Camerún, el número promedio de hijos por mujer es de 4.3, y en Somalia, de 6.3, entre otros.
Marcela Suazo, directora regional del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) para Latinoamérica y el Caribe, dijo que el problema no es el aumento poblacional, sino la falta de servicios estatales.
“Lo importante no son necesariamente los números, sino que existan las condiciones para que esos niños puedan nacer, crecer, desarrollarse y tener acceso a una educación y oportunidades para cambiar su destino de vida y salir de los círculos de pobreza”, agregó.
Suazo indicó que la situación es preocupante, porque en Latinoamérica uno de cada cuatro niños que nace es de madres adolescentes.
“No podemos esperar, debemos reducir la brecha de desigualdad”, aseguró.

Impacto social
En Guatemala, la población se ha duplicado en menos de 30 años, y según el Instituto Nacional de Estadística, ahora es de 14 millones 313 mil personas.
Leonor Calderón, representante en el país del Unfpa, indicó que en 20 años el país podrá tener la mitad de la población centroamericana, aunque no proporcionó una cifra.
Recordó que se calcula que 7.4 millones de personas son pobres, y de ellas 2.2 millones viven en pobreza extrema.
Además, solo 2 por ciento de toda la población tiene en su poder la mayor parte de la tierra, o sea, el 64 por ciento.
Según la encuesta materno infantil 2009, el 46 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años ha sufrido violencia física, psicológica o sexual, indicó.
De igual manera, datos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses indican que el año pasado 675 mujeres fueron asesinadas y en lo que va del año van 570 víctimas.
“A esto se suma que la alta problemática ambiental del país lo coloca entre los 10 del mundo más vulnerables al cambio climático, lo que cada año causa irreparables pérdidas de vidas y millonarias pérdidas económicas”, dijo.

Efecto económico
“El problema es que el país no aumenta su productividad, no mejora la calidad de su mano de obra, ni se crea riqueza por persona”, según Paulo de León, analista de Central American Business Intelligence.
Agregó que ese crecimiento poblacional implica más demanda de productos y servicios, como agua, salud, electricidad y educación, entre otros.
Según De León, un aspecto importante pendiente es la productividad, que no se cifra solo en educación y contar con mano de obra calificada.
“Se necesitan cambios estructurales que no se ven: acceso de las personas a capitales, más carreteras pavimentadas en sus comunidades, infraestructura física, capital financiero, accesos y capacidades”, añadió.
De León aseguró que si eso no se trata, la economía podría continuar su crecimiento, pero sería total y no habría aumento de riqueza en lo individual.

Lentos avances
“Hay problemas, pero también hay avances, y no es por hacer publicidad a ningún gobierno, porque esos avances son producto del trabajo de guatemaltecos durante décadas, y por eso deben ser protegidos”, afirmó René Mauricio Valdés, representante de la ONU en el país.
Resaltó que los avances han sido lentos, pero ha habido; entre ellos, el acceso a educación primaria con equidad de género y que ahora más niños terminan esos estudios.
Valdés explicó que el país viene de una tasa de fecundidad de 5.1 niños por mujer en edad fértil y ha bajado a 3.8, la cual aún es elevada.

La mujer es la clave
Según detalla el informe, cuando las mujeres tienen igualdad de derechos y oportunidades en sus sociedades y cuando las niñas están educadas y son saludables, bajan las tasas de fecundidad.
Además, es necesario el acceso a opciones de planificación familiar.
Valdés añadió que ha sostenido reuniones con los dos candidatos a la Presidencia para tratar los asuntos que la ONU considera vitales, entre ellos el apoyo a madres y niños durante los primeros mil días, desde la gestación a los 2 años.
“Si en ese lapso se producen daños por desnutrición, estos son irreversibles; no hay opción, se requiere salud básica primaria con las madres, y niños y niñas”, afirmó.
“Necesitamos convertir ese crecimiento en un activo y algo positivo para el país, y poner al centro a las mujeres como madres y educación de la mujer rural e indígena; esto es la prioridad uno”, subrayó.
El informe resalta que el próximo 31 de octubre la humanidad llegará a siete mil millones de personas en el planeta.



0 Comentarios:

Publicar un comentario