Más migrañas en la vuelta al trabajo


Las personas que sufren migraña pierden de media más de seis días de trabajo al año

Casi la mitad de las personas que sufren migraña padecen más ataques y de mayor intensidad cuando vuelven al trabajo tras el periodo vacacional. La mejor forma de evitar el empeoramiento de esta patología, que afecta a entre 3,5 y 5 millones de españoles, es adaptarse de manera progresiva a los horarios laborales. Los especialistas insisten en la necesidad de un diagnóstico preciso para elegir el tratamiento más adecuado en cada persona. De no ser así, el abuso de analgésicos puede empeorar la situación. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cefaleas por abuso de medicación (CAM) afectan a más del 3% de la población adulta mundial.


La migraña es un trastorno crónico cuyo síntoma más relevante son los dolores de cabeza de intensidad moderada a grave. De manera habitual, estas cefaleas se desarrollan en un lado de la cabeza y se sienten de forma pulsátil. La mayoría de las migrañas implican náuseas, vómitos o malestar general. También es frecuente que las personas que las sufren no puedan tolerar ni los ruidos ni la luz. Alrededor del 30% de las migrañas se preceden de aura, que es un fenómeno de alteraciones visuales (ver puntos, formas, luces parpadeantes o distorsión de la visión) o entumecimiento o debilidad en un lado del cuerpo.

Si no se sigue ningún tratamiento, los ataques de migraña pueden durar entre 4 y 72 horas. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), el estrés, los cambios hormonales, atmosféricos o en los hábitos de sueño, algunos alimentos y bebidas y los viajes son, en el orden citado, los factores desencadenantes más usuales. Antonio Yusta, neurólogo del Hospital USP San Camilo, de Madrid, asegura que en casi la mitad de los afectados se incrementa la frecuencia o la intensidad de la dolencia cuando regresan de vacaciones y retoman sus horarios habituales. Para evitarlo, sería aconsejable adaptarse de forma paulatina a los horarios de la rutina laboral.

El elevado coste de la migraña

Las cefaleas por abuso de medicación afectan a más del 3% de la población adulta mundial y al 1% de niños y adolescentes
Se estima que un 12% de los hombres y un 16% de las mujeres que conforman la población europea sufren migrañas. En España, esta patología afecta a entre 3,5 y 5 millones de personas. Aparte de ser un problema de salud muy extendido que afecta a la calidad de vida de los afectados, las migrañas tienen importantes repercusiones en la economía. En el marco del Día Europeo de Acción contra la Migraña, celebrado el pasado 12 de septiembre, Yusta señaló que "durante las crisis migrañosas, más del 60% de los pacientes sufren imposibilidad de llevar a cabo cualquier tarea laboral, social o familiar".

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), los costes laborales ocasionados por el absentismo y la pérdida de productividad (rendir menos en el trabajo por culpa de los síntomas de la migraña) ascienden a 1.838 millones de euros al año. Las mujeres dejan de acudir a su puesto de trabajo 8,3 días al año a causa de las migrañas, mientras que los hombres faltan 3,9 días.

Tratamientos farmacológicos

Hay un gran abanico de tratamientos contra la migraña. Cuando ya se ha desencadenado la crisis, se recurre a los fármacos, cuya selección se realiza en función de cada paciente y se administra siempre al inicio del dolor: los analgésicos y los antiinflamatorios se toman como primera opción en el dolor de cabeza leve o moderado. A su vez, para combatir las náuseas se recetan antieméticos. 

A mediados de la década de 1990 surgieron los triptanos, medicamentos más específicos que también alivian otros de los síntomas, como las náuseas y la intolerancia a luz y al ruido: sumatriptán, zolmitriptán, rizatriptán, naratriptán, almotriptán, frovatriptán y eletriptán son algunos de los comercializados para tomar por vía oral. También hay otras presentaciones útiles para personas que sufren vómitos, como la inyección subcutánea (sumatriptán) o las inhalaciones (sumatriptán o zolmitriptán).

De todos modos, los especialistas también señalan que es importante un diagnóstico certero para decidir el tratamiento más adecuado en cada tipo de cefalea y migraña. Hay que tener en cuenta que una persona puede sufrir varios tipos de cefalea de los más de 300 que se han identificado, con un tratamiento diferenciado para cada uno de ellos. Además, un abuso de analgésicos puede empeorar la cefalea. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las cefaleas por abuso de medicación (CAM) afectan a más del 3% de la población adulta mundial y al 1% de niños y adolescentes. Esta es una cefalea crónica, diaria o casi diaria, inducida y mantenida por un uso inapropiado y excesivo de fármacos utilizados para aliviar el dolor de cabeza por parte de pacientes que sufren cualquier tipo de cefalea primaria, pero sobre todo de migraña o cefalea tensional.


LA IMPORTANCIA DE LA PREVENCIÓN

Como ha afirmado Antonio Yusta, "la migraña es una enfermedad mal tratada", ya que la mitad de los pacientes deja el tratamiento demasiado rápido. Además, un 30% de los afectados no ha consultado nunca al médico. Los expertos recomiendan los tratamientos preventivos, sobre todo para las personas que sufren las crisis migrañosas con frecuencia. Aconsejan seguir unos hábitos de vida saludables: evitar el consumo de alcohol, procurar un sueño y descanso regular, realizar ejercicio físico moderado y evitar el estrés o combatirlo. Ante una crisis, es aconsejable descansar en una habitación silenciosa y poco iluminada.




0 Comentarios:

Publicar un comentario