"¿Qué es ser PUTA?"

Todas tenemos claro que “puta” es un “insulto” bastante escandaloso… pero realmente ¿qué significa ser “puta”?


La gente llama “puta” a (casi) la gran mayoría de mujeres. Usamos el término “puta” como adjetivo calificativo para los siguientes contextos:
- La que no quiere tener enamorado, pero sí quiere tener sexo. Y lo tiene, sin la necesidad de mantener un vínculo amoroso con la otra persona.
- La coqueta.
- La que está detrás de tu hombre.
- La que baila con todos.
- La que le saca la vuelta a su hombre.
- La que es más bonita que tú.
- La que se agarra a varios hombres en una noche.
Tal vez, ha llegado el momento de definir exactamente qué es cada cosa y dejar de utilizar “puta” como insulto general que abarca todos estos “campos”.
Una prostituta (a.k.a. PUTA), es una mujer que satisface sexualmente a su cliente, y como todo en el mercado, tiene un precio.
La que no quiere tener enamorado, pero sí quiere tener sexo. Y lo tiene, sin la necesidad de mantener un vínculo amoroso con otra persona , NO ES PUTA. Simplemente, es una mujer que considera que no es necesario tener una relación o lazo amoroso con la persona con la cual va a tener relaciones sexuales. Considera que “sexo” y “amor” son cosas muy distintas. Y aunque “hacer el amor” para ella, sea la mezcla de ambas cosas (sexo + amor), sabe que tiene necesidades fisiológicas y está dispuesta a satisfacerlas sin un “te amo” de por medio.
La coqueta , NO ES PUTA. Es una mujer que disfruta de llamar la atención. La verdad del asunto, es que a todas nosotras nos gusta sentirnos admiradas. Algunas de nosotras, a través de nuestro intelecto; otras, por medio de su belleza exterior… y sea cual sea la manera, no es una competencia. Es libertad.
La que está detrás de tu hombre , NO ES PUTA. Es una mujer insegura. Siente la necesidad de “demostrarte” a ti y a ella misma que puede “ser mejor que tú” y que “si ella quisiera”, te “quitaría” a tu hombre; porque de esa forma, ella reafirma su ego y no se siente “menos”.
La que baila con todos , NO ES PUTA. Que le guste tonear, no la convierte en una “puta”.
La que le saca la vuelta a su hombre , NO ES PUTA. Es una mujer infiel, sí, pero eso no la califica como prostituta. La mayoría de las mujeres infieles, cometen ese error porque no se sienten queridas/amadas/valoradas por su pareja y al encontrarse en ese estado vulnerable, los “pendejos” se aprovechan de eso para manipularlas y obtener lo que quieren: sexo. Es probable que tengan baja autoestima, pero, insisto, eso no es ser puta.
La que es más bonita que tú , NO ES PUTA. El hecho de que ella vaya al gimnasio o salga a correr todas las noches/mañanas, se preocupe por verse y sentirse bien, no la hacen una prostituta. Llamar “puta” a una mujer, solo porque se ve mejor que tú o porque “tiene más jale”, es una clara muestra de envidia e inseguridad.
La que se agarra a varios hombres en una noche , NO ES PUTA. Es muy probable que se haya pasado de tragos y por lo tanto se haya ido de boca en boca, pero eso no la hace una “puta”.
Dicen que la mujer ideal debe ser “una dama en la calle y una puta en la cama”. ¿Ustedes qué piensan? Para mí, no se trata de ser “una dama” en la calle o una “puta” en la cama. Se trata de ser siempre nosotras mismas, sin miedos, sin prejuicios, sin huevadas.




50 errores que cometemos las mujeres durante el sexo


El tema del sexo es algo que nosotras las mujeres tratamos muy bien con nuestras amigas, quizá debemos dejar de esperar que la palabra “hacer el amor” sea universal y comenzar a acostumbrarnos a la palabra “sexo”, pero bueno, eso es algo que comentaré en un tema aparte, hoy quise traerles una lista de los 50 errores sexuales más comunes que de vez en cuando cometemos a la hora de tener relaciones sexuales.


La idea de publicarlos es para tener un poco más de cuidado y entender que estos detallitos a veces hacen sentir mal a nuestra pareja y por tal motivo es mejor evitar estos errores para no cortar la inspiración y el momento. ¡Toma nota!:



1- Llorar después del sexo. ¿Para que provocar un momento incómodo luego haberla pasado tan bien?
2- Preguntar si te ves gorda en medio acto. No es el momento para pedir opiniones
3- Tener una crisis de histeria después del sexo porque su compañero se quedó dormido. A ellos el orgasmo les da sueño, ni modo!
4- Morder el pene durante el sexo oral
5- Fingir el orgasmo
6- Penetrar el ano sin preguntar o averiguar si a él le gusta ese tipo de estimulación.
7- Ir a orinar en medio del sexo, cuando la situación se está poniendo más caliente. Vayan a orinar antes para evitar esos sucesos.
8- Poner ‘peros’ para practicar nuevas posiciones o para hacer el sexo oral.
9- Tomar el pene cual si fuera una bolsita de gel y apretarlo muy fuerte.
10- Torcer sus testículos sin delicadeza
11- Jugar de mujer difícil e inalcanzable para tener sexo.
12- Tumbarse en la cama como un vegetal y esperar que el hombre haga todo. Vamos chicas, un poco de iniciativa es el principio del buen final!
13- Negarse a hacerlo hasta que la luz esté apagada.
14- Hablar sobre cosas sin importancia que no tienen que ver con el sexo mientras haces el amor. Esas charlas son para tomar café no para el sexo.
15- Estar muy atenta a detalles insignificantes, como el teléfono, el televisor, el cerrojo de la puerta… etc. Debes concentrarte en el sexo y en lo rico que sientes, nada mas!.
16- Excitar a tu hombre y quitarte a la hora de la acción. Para nadie es bueno quedarse con las ganas.
17- Poner excusas para no tener sexo. Si no quieres, mejor di que no quieres, pero no salgas con un “me duele la cabeza” porque ya sabemos que el sexo alivia esos malestares.
18- Poner cara de asco cuando le haces el sexo oral.
19- “Castigar” negando el sexo cuando tienes una pelea o algo paso con tu chico. Te estás castigando a ti misma!
20- Ponerse a limpiar inmediatamente luego del sexo. Todas necesitamos unos momentos de calma después del sexo, ellos también y si inmediatamente te levantas a recoger y limpiar lo vas a asustar.
21- Matar el momento, poniéndose a limpiar todo antes de empezar o seguir con el sexo.
22- Comparar su pene con otros penes que hayas conocido.
23- Hacer el amor sin ganas.
24- Pretender que tu chico te encuentre el punto G así como por arte de magia.
25- Tener sexo mientras planeas las compras que tienes que hacer luego de terminar, la comida que tienes que preparar, la ropa que hay que lavar o las llamadas que tienes que hacer.
26- Decir que es virgen cuando no lo es.
27- Jugar de niña buena  diciendo que es una de sus primeras relaciones sexuales, cuando la lista que tiene atrás es larga.
28- Hacer un striptease  de forma tonta, inútil y poco sensual, donde se note tu inexperiencia bailando sexy. Practica antes.
29- Creer que el chico que te llevó a la cama esta en deuda contigo  y te debe una relación fiel y amorosa.
30- Poner mala cara cuando el eyacula muy rápido. Trata de que tu insatisfacción no se note tan obviamente, no le hagas sentir peor de lo que ya se siente.
31- Ser demasiado inhibida en la cama. Deja que el te vea, te toca y te disfrute, tú también disfrutarás más.
32- Creer que la única zona erógena de los hombres es su pene. Hay todo un cuerpo cargado de terminaciones sensitivas para estimular y hacerlo sentir bien.
33- Dar por hecho que sólo él tiene la obligación de comprar los anticonceptivos, especialmente los condones. Es a ti a la que cuidan más, tú también debes preocuparte por tenerlos a mano.
34- Usar ropa interior igual a la de tu abuela. Es muy cómoda si, pero cero excitante.
35- No estar depilada. No se trata solo del bikini, las piernas y axilas también cuentan. A nadie le gustan unas piernas peludas o unas axilas llenas de vellos, es poco femenino. Y con respecto al bikini, si te irrita la depilación, sólo al menos, trata de mantener el vello a un buen nivel.
36- Dar por hecho, que como él es hombre, siempre tiene ganas. No es cierto, a veces ellos tampoco están de humor para el sexo.
37- No darle piropos o decirle algo bonito. A nosotras nos encanta y a ellos también.
38- Reprimirte en el sexo. Si has dejado de hacer cosas por creer que son muy vulgares, que no vuelva a pasar, estás en una intimidad con tu pareja y ahí todo se vale.
39- Guiarlo mucho en el sexo. Esta bien que le digas lo que te gusta  y lo que quieres, pero no pases la raya. También hay que dejar que ellos solos experimenten y tengan su iniciativa.
40- Planificar  el sexo. A nadie le gusta. Deja que el sexo tenga ese sabor de atrevimiento y sorpresa.
41- Seguir teniendo sexo sin ganas, lo cuál se nota claramente, después de que terminaste pero él aún no. Haz un esfuerzo y muestra interés y deseo para que el también llegue al orgasmo con placer.
42- No innovar. Es bueno salpicar con cosas nuevas en la cama, y este consejo va para los dos.
43- Quejarse mucho en el sexo. Si te quejas mucho de lo que pasa en el sexo, como que las caricias no te gustan, estás incomoda, la posición te molesta, etc, terminarás matando el momento. Es necesario que te sientas bien durante el sexo pero aprende como decir las cosas, ellos tampoco son magos para saber como quieres ser tratada en el sexo.
44- Poner tus manos cerca del cuello del hombre para apoyarte cuando estás encima de él.  Lo vas a ahogar! Es súper incomodo para ellos, mejor apóyate directamente en la cama o  en sus hombros.
45- Nunca tener la iniciativa de empezar el sexo. A ellos les gusta, y les gusta mucho, que tu  empieces los juegos sexuales.
46- Enojarse y reclamarle si él no tuvo una erección o la tuvo pero no pudo terminar. No te enfades, pregúntale comprensivamente que pasó y trata de ayudarlo.
47- Decirle lo que no te gustó del sexo, luego no más de haber acabado. Eso nunca se dice en esos momentos, resérvatelo para después.
48- Criticar sus movimientos y sus maneras de expresar su excitación. Si te burlas, ríes o comentas de mala manera su forma de ser en la cama, estás perdida.
49- Creer que el tiene el deber de darte besos, abrazos y aplausos una vez que terminaste la faena. Seria un lindo detalle, pero ellos no tienen por que hacerlo.
50- Exagerar. Si exageras tus deseos, movimientos, gritos y expresiones será muy claro, mejor sé tu misma y expresa el placer de la forma como más te guste a ti, no a él.